Melodías de Broadway 1955

rp_The-band-wagon.jpgNo hace mucho comentaba la para mi incomprensible aversión de la mayoría de la población al cine musical, quizá debida a la imposición del doblaje que rompía la fluidez del relato al romper a cantar en otro idioma (encima, el inglés, en una época en que en España el “otro” idioma era siempre el francés).

Ellos se lo pierden, porque pocas veces he disfrutado tanto en mi vida como viendo estas joyas y oyendo esta música. Me veo en la obligación de hacer un pequeño repaso a estas maravillas técnicas y artísticas que, salvo excepciones, florecieron en apenas unos años.

Empecemos esta pequeña lista por la que a mi gusto es la cumbre indudable de este género: The Band Wagon (1953) , incomprensiblemente titulada en España Melodías de Broadway 1955. Si en Cantando Bajo la Lluvia se parodiaba los inicios del cine sonoro, es la decadencia del musical de Broadway el objetivo de la parodia en esta ocasión: Un actor cuyos dias de gloria ya han pasado (Fred Astaire) es contratado para un último show musical que es transformado por un productor megalomaníaco en un insoportable ladrillo con ínfulas trascendentales que hunde el espectáculo hasta que deciden volver a sus orígenes fuera de Nueva York.

La autoparodia es constante: Astaire es demasiado viejo, Charysse demasiado alta, y la producción de Arthur Freed y la dirección de Vincent Minnelli nunca estuvieron mejor. Es díficil destacar algo de esta obra maestra, pero personalmente siempre he considerado el número “Dancing In The Dark” los 4 minutos mas impresionantes del cine músical y solo ellos ya hacen merecedora a esta película de figurar en MI cine musical:

Otros artículos de la misma serie:

  1. Melodías de Broadway 1955
  2. Dinero Caido del Cielo
  3. On Connait la Chanson
  4. Kiss Me Kate
  5. Cita en St. Louis
  6. Cheek to Cheek (Top Hat)

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 23/12/2008

    […] – Melodías de Broadway. Fred Astaire tuvo la culpa de que insistiera en jubilar prematuramente varios pares de zapatos ese año, aunque no lo lamento. Tenéis un post muy majo sobre ella en el blog de Arroyero. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: